La Antitesis

……básicamente la antítesis es tan absoluta en la cultura como lo es en la esfera de la religión, pues cultura es simplemente el servicio a Dios en nuestras vidas; es religión exteriorizada. Aquí el gran peligro amenaza otra vez, el de separar nuestras convicciones religiosas de nuestra expresión cultural de religión Y este es el gran divorcio fatal del cual la iglesia ha sufrido por tanto y por largo tiempo.

La tesis es que si cuando los Cristianos, individualmente y como comunidad, afirman el reinado de Jesucristo en el mundo (este presente mundo malo, alienado de Dios el Padre), el mundo no meramente se opondrá a tal confesión sino que odiará a aquellos que hacen esta confesión y les perseguirá de variadas maneras. Naturalmente, no estoy diciendo que una pura perorata Cristiana inofensiva que proclame un programa de beneficencia social y, al final, proclame también la salvación para todos, vaya a ser odiada. Pues ningún hombre odió jamás a su propia carne, y el mundo reconoce a los suyos. Pero los ver-daderos hijos de Dios, debido a que condenaron las obras del mundo, han sido odiados y perseguidos desde el tiempo de Abel y Daniel hasta hoy. El odio no siempre se expresa en el acto abierto del asesinato, el foso de los leones, o el puño cerrado de los Nazis y sus campos de concentración. Hay una forma de odio más sutil, y quizá, al fin más destructiva que se expresa al ignorar al discípulo de Cristo. La cultura moderna no toma en cuenta las afirmaciones Cristianas; en el mejor de los casos el cristiano recibe una mirada de lástima. Esto es odio refinado, culturizado, y es diabólico. El odio silencioso del mundo contra el Cristo de Dios, que llega a expresarse en el concepto de neutralidad tal y como se aplica en el campo de la educación, las artes, las relaciones laborales, el periodismo, etc., es el más destructivo de todos y el más difícil de combatir, puesto que la oposición se encoge de hombros y afirma la neutralidad como su asilo de tolerancia. Y muchos creyentes todavía sucumben a las seducciones del enemigo, cuando este se pone el camuflaje de la neutralidad. Pues suena tan justo darle a todo hombre una oportunidad sobre una base igualitaria; a muchos les parece un verdadero signo de tolerancia si uno no comienza a partir de un prejuicio religioso. ¿Y para qué predisponer el caso? ¿Por qué hacer enemigos innecesariamente? ¿Quién soy yo como para pensar de mí mismo como alguien que tiene un ―rincón‖ en la verdad? ¡Qué orgullo Farisaico insufrible es este! Y con más de tal sofismo satánico el discípulo de Cristo es finalmente silenciado y empujado a su fortaleza de la salvación del alma, dejándole el dominio total de la cultura al ―mundo.

[Henry R. Van Til, El Concepto Calvinista de la Cultura, Pág. 307-308]



Soli Deo Gloria
 bY LeMDS

Una Mente Tranformada




Por Darrow L. Miller

Tomado del libro La Cosmovisión del Reino de Dios

Una mente transformada puede conducir a la transformación de la conducta y, en última instancia, de toda la vida. El teólogo británico John Stott afirma: “Si alguien desea vivir rectamente tiene que pensar rectamente. Y para pensar rectamente tienen que renovar su mente”.

Esta transacción de “despojarse” de cosmovisiones falsas y “revestirse” de la cosmovisión bíblica no ocurre automáticamente cuando uno acepta a Cristo como Salvador. Tampoco es un proceso fácil o sencillo. Es más bien un proceso continuo, de por vida. Es una disciplina. Capacitados por el Espíritu Santo, aprendemos a disciplinarnos conscientemente para pensar y actuar conforme a la cosmovisión bíblica y aplicarla a todas las esferas de la vida, incluso a las cosas pequeñas. Sino aprendemos esta disciplina, por defecto pensaremos y actuaremos conforme a la cosmovisión de la cultura dominante.

Para revestirse de la verdad bíblica hay que entender primero los supuestos básicos de la Escritura y después contrastarlos con los supuestos contrarios de la cultura que nos rodea. En resumidas cuentas, aprendemos a pensar “mundanamente”. Para muchos cristianos, la fe bíblica solo influencia una pequeña parte de su vida y su pensamiento. Aunque las verdades de la Escritura conforman plenamente sus vidas “espirituales”, solo afectan nominalmente su forma de pensar y su conducta en otros ámbitos de su vida, como vocaciones, familias o comunidades. No es raro que el creyente viva según dos sistemas distintos de creencias, uno en la iglesia y su “vida espiritual” y otro en el mundo de su vida personal. Ciertamente, para que las naciones sean discipuladas como Cristo mandó en Mateo 28: 18-20, sus seguidores deben “revestirse” de la cosmovisión bíblica aplicando los principios a todas las esferas de su vida, no solo a la espiritual sino a todas las áreas de la misma. Entonces podrán propagar resueltamente la verdad por todo el mundo, ya que la viven en sus familias y a través de sus vocaciones. 

. . . En Mateo 22: 37-38, el Señor Jesus resume la intención de Dios por la humanidad en una sola frase: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente. Este es el primero y el más importante de los mandamientos”. Muchos de nosotros sabemos que quiere decir amar a Dios con todo el corazón, pero ¿Qué significa amar a Dios con toda la mente?

El apóstol Pablo ayuda a responder esta pregunta. En Romanos 12:2, Palo insta: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de la mente” Es posible haber “nacido de nuevo” e involucrarse en actividades “espirituales” y seguir teniendo una mentalidad conforme al “modelo de este mundo”. Si le parece difícil de creer, lea Marcos 10: 35-45 y examine porque el Señor Jesús regaño a sus discípulos. 

Soli Deo Gloria 
bY LeMDS
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
“Cualquier hombre que piensa que es cristiano y que ha aceptado a Cristo para la justificación sin haberlo aceptado al mismo tiempo para la santificación, se halla miserablemente engañado en la experiencia misma”

Archibal A. Hodge

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------